Desde la llegada de Internet y las redes sociales, las empresas han tratado de acercarse al cliente a través de una nueva forma de comunicarse de igual a igual. En este proceso hemos visto muchos aciertos, pero también errores, incluso en grandes compañías multinacionales. Lo que a muchas empresas les hace falta para conseguir esa relación cercana con el cliente es definir adecuadamente su cultura empresarial de acuerdo al tipo de clientes que tiene. Se trata de la mejor forma de potenciar la empatía y conseguir una comunicación fluida y cordial entre empresa y cliente.

Hoy en día, la comunicación se ha convertido en un proceso circular, donde emisor y receptor se intercambian los papeles de forma continua dando respuesta de forma continua a cada proceso de comunicación iniciado. Es más, ya no siempre es la empresa quien inicia la conversación y por tanto es emisor de la comunicación, ahora el cliente y otros públicos también tienen el poder para comenzar ellos mismos.

Por esta razón, hoy más que nunca la cultura empresarial cobra importancia como un elemento que influye en la comunicación de la empresa. El mundo cada vez es más trasparente, y una empresa ya no puede comunicar lo que quiere ser, sino que tendrá que comunicar lo que realmente es sino quiere que su público se sienta defraudado por una palabrería sin acciones acordes. Por ejemplo, de nada sirve tener una comunicación en redes hablando de lo “guay” que es trabajar en tu empresa, cuando cualquiera que visite tus oficinas se dará cuenta de que eso no es así. O de nada sirve que comercialices productos ecológicos, si luego ni tus empleados ni tu propia empresa se sienten comprometidos y atraídos por su consumo y la preservación del medio ambiente. La coherencia entre lo que es la empresa y lo que comunica es un elemento fundamental para conseguir la confianza del cliente. 

¿Qué es la cultura empresarial?

Dicho esto, vamos a comenzar definiendo el concepto de “cultura empresarial”. Para ello, tomaremos en cuenta algunas de las definiciones más comunes:

  • Red de conversaciones y acciones que dictan lo que la gente piensa, dice, escucha y hace, o no, dentro de una empresa. En esencia, este elemento establece las reglas no escritas de la organización; su código de conducta y el comportamiento de las personas que la componen. (Fuente: Reseachgate)
  • Conjunto de elementos interactivos fundamentales (creencias, valores, comunicación y productos), generados y compartidos por la organización por ser eficaces para alcanzar sus objetivos, que cohesionan e identifican, por lo que deben ser enseñados a los nuevos miembros. (Fuente: Silvio Ángel Aguirre Baztán)

“Conjunto de valores, conductas y formas de comunicarse que son aceptados por todas las personas de la compañía” Jacques Horovitz y Michelle Jurgens Panak

¿Cuáles son las funciones de la cultura empresarial?

Además de las clásicas funciones de la cultura empresarial, que son cohesión, identificación, diferenciación y motivación, todas ellas referidas a la parte más interna de la organización, hoy en día, podríamos decir que tiene una función añadida y es aprovecharla para la comunicación corporativa y conseguir así una total transparencia en el mercado que pueda afianzar la relación y fidelidad del cliente.

Básicamente, es trasladar al campo de la empresa de hoy en día la realidad del antiguo dependiente de tienda, el cual, conseguía clientes no solo por sus productos y su buen servicio, sino también por su simpatía y la buena relación que mantenía con el cliente. Así, las grandes compañías y ecommerces que no pueden tener a una única persona como referente, puede trasladar a través de ella esa relación de confianza con el cliente.

funciones de la cultura empresarial

¿Cómo definir una cultura empresarial? ¡Descarga tu plantilla GRATIS!

Una cultura empresarial se define a partir de sus elementos. En este caso tomaremos como referencia la teoría de J.M. Peiró:

definir cultura empresarial

Para facilitarte la definición de la cultura empresarial de tu organización, hemos preparado estas plantillas que puedes descargar gratuitamente:

Descargar plantillas de cultura empresarial GRATIS

¿Cómo aprovechar la cultura empresarial para la comunicación de tu marca?

Una vez que está definida, es importante comunicarla, tanto a nivel interno (para potenciar su cohesión) como a nivel externo (para potenciar la marca).

A nivel interno, es necesario que todos los integrantes de la empresa, tanto actuales como futuros, se sientan identificados con la cultura empresarial y tengan conocimiento de ello. Además, deberá adaptase a los nuevos miembros por lo que es necesario que la organización se encuentre abierta a todo tipo de sugerencias. Algunas ideas para potenciarlo serían:

  • Hacer reuniones con cierta periodicidad donde se ponga de manifiesto posibles evoluciones.
  • Mantener un buzón de sugerencias siempre abierto
  • Crear un manifiesto que la resuma.
  • Potenciar con incentivos a los empleados su difusión.

A nivel externo, puede ser un punto muy importante para conseguir cercanía con el cliente y por ello es recomendable integrarla en la comunicación de marca. Algunas ideas que se pueden tomar como ejemplo para su aplicación a la estrategia de contenidos de la marca son:

  • Incentivar la participación de los empleados en redes sociales, especialmente en lo referente a su trabajo e interactuación con la marca. Se puede aplicar algún sistema de gamificación para ello.
  • Mostrar el día a día de la empresa en redes sociales. Por ejemplo, fotografías de empleados, reuniones, el café…
  • Tener en cuenta la opinión y materiales que los empleados puedan realizar para la comunicación de marca.
  • Formar a los empleados en comunicación online para que puedan participar con, por ejemplo, artículos en el blog de gran calidad.

Espero que estas ideas para definir la cultura empresarial y aprovecharla para la comunicación de marca os sea de gran ayuda para vuestras empresas y organizaciones. No dudéis en dejarnos un comentario si tenéis alguna duda o sugerencia al respecto.