A menudo, los términos de consultoría y auditoría son utilizados de forma indistinta refiriéndose a un mismo concepto, que muchas veces ni tan siquiera es una de las dos cosas. Se trata de términos que son utilizados por los profesionales del marketing, muchas veces por el carácter distintivo que puedan dar frente a otros conceptos como “asesoría”. Incluso hay quien piensa que hacer una estrategia de marketing es en sí misma, una consultoría o auditoría. Sin embargo, hoy estamos aquí para establecer los términos correctos de cara a que cuando plantees tus servicios al cliente, quede perfectamente clara cual es la diferencia entre consultoría y auditoría de marketing.

¿Qué es una auditoría de marketing?

auditoría.

1. f. Revisión sistemática de una actividad o de una situación para evaluar el cumplimiento de las reglas o criterios objetivos a que aquellas deben someterse.

2. f. Revisión y verificación de las cuentas y de la situación económica de una empresa o entidad.

Fuente: RAE

En el caso de la auditoría de marketing, el proceso comienza en un intenso análisis de las acciones de marketing vigentes. Se pone en marcha cuando una empresa quiere que un profesional con alta cualificación y externo a la empresa, revise los procedimientos planteados hasta el momento y resultados obtenidos para identificar los posibles errores cometidos en el pasado.

Para la realización de una auditoría de marketing necesitaremos total transparencia por parte de la empresa, accediendo a todos sus datos y plataformas digitales en las que tengan presencia. Web, redes sociales, inversión en publicidad, resultados publicitarios, equipo digital, etc. Siendo, sin duda, una de las mejores opciones para realmente acometer cualquier mejora desde el punto de vista del marketing de la empresa. Aunque antes de solicitarla, una empresa deberá de tener en cuenta dos elementos fundamentales: la necesidad de la colaboración de su equipo y la formalización de un documento donde quede plasmada la importancia de que el auditor no utilice la información adquirida con otros fines ajenos a los solicitados.

¿Qué es una consultoría de marketing?

consultoría.

1. f. Actividad del consultor.

consultor, ra.

3. m. y f. Persona experta en una materia sobre la que asesora profesionalmente.

Fuente: RAE

A menudo, por falta de acceso a la información y reticencias a ser completamente transparentes, las empresas prefieren contratar una consultoría de marketing, que básicamente consiste en plantear un problema concreto que el consultor deberá de analizar con el fin de conseguir la solución adecuada. Dicha solución dará lugar a un planteamiento estratégico mediante el cual puedan conseguirse los objetivos planteados.

Diferencia entre consultoría y auditoría de marketing

En definitiva, podríamos decir que la diferencia entre consultoría y auditoría de marketing se puede resumir en este cuadro:

Consultoría Auditoría
Concreta General
Acceso a algunos datos concretos de la empresa Total transparencia de la empresa y acceso a todos los datos
Análisis parcial Análisis profundo
Aportar soluciones Identificar errores y problemas

En definitiva, lo ideal para un buen planteamiento es comenzar con una completa auditoría de marketing donde se identifiquen claramente los errores y problemas existentes en el núcleo de la empresa, desde el área de marketing. Así, una vez identificados los principales problemas será mucho más fácil plantear una consultoría adecuadamente, centrándonos en el mayor problema planteado o conjunto de problemas con sus causas y efectos.

Uno de los mayores errores que las empresas cometen a la hora de contratar servicios de marketing es saltarse estas dos primeras e importantes fases de planteamiento. Lo que les lleva a plantear planes de marketing con objetivos y planteamientos incorrectos. Es, como bien dice el dicho, comenzar la casa por el tejado, y no por los verdaderos cimientos que deberían de centrarse en un exhaustivo análisis de la situación inicial donde entren en juego todos los elementos posibles (redes, web, publicidad, email marketing, equipo, presupuesto, formación…).