Desde hace años se viene hablando de los conceptos de remarketing y retargeting en el ámbito de la publicidad online. Sin embargo, con la llegada del famoso pixel de Facebook parece que se ha popularizado más que nunca, pero sigue habiendo muchas dudas y confusiones sobre a qué referirse con cada uno de los dos términos. Por eso, con este post, queremos ayudarte a entender ambos formatos, sus similitudes y diferencias, así como formas de implementar este tipo de publicidad online y ventajas de las mismas.

¿Qué es el remarketing?

Consiste en conocer el interés de un usuario (porque haya realizado clic en un enlace concreto, entrado a una landing o página específica de nuestra web) y volver a mostrarle el producto, servicio u otros relacionados que puedan ser de su interés a través de diversas vías de comunicación. Es más, aunque tendamos a centrarnos siempre en el mundo online, lo cierto es que esta técnica de marketing existe desde hace mucho tiempo atrás, antes de que existiera Internet. Es decir, que podemos utilizar incluso canales offline para mostrar esa información de producto/servicio que sabemos que puede interesar a nuestro potencial cliente.

Un ejemplo en el ámbito offline, podría ser cuando participas en un sorteo dando tus datos personales e interesándote evidentemente por un producto concreto, y entonces luego te llaman o envían un correo postal dándote información de venta relacionada.

¿Qué es el retargeting?

El IAB lo define como “el uso de una etiqueta, píxel y otro código para permitir que un tercero reconozca a usuarios concretos fuera del dominio donde se recopiló la actividad”. En otras palabras, podríamos decir que es la publicidad online que realizamos teniendo en cuenta los intereses que han mostrado los usuarios al realizar búsquedas o navegar por determinadas webs. Pero ojo, no solo sirve para hacer publicidad online en otras webs que hagan que el usuario vuelva a visitarnos, sino que también podemos utilizar otras técnicas como: email marketing, recordatorios de carritos abandonados en la tienda online o publicidad en redes sociales.

Semejanzas y diferencias entre remarketing y retargeting

Aunque en términos generales pueda parecer que se trata de dos técnicas de marketing muy similares al compartir el objetivo de volver a impactar sobre un consumidor que ha mostrado interés por una marca, producto o servicio, lo cierto es que existen ciertas diferencias entre el remarketing y el retargeting:

  • El remarketing es un concepto más amplio que el retargeting, dado que este tiene en cuenta diversos canales de impacto mientras que el retargeting se centra únicamente en plataformas digitales. Podríamos decir que el retargeting es un tipo de remarketing.
  • El remarketing tiene lugar también en el ámbito offline, mientras que el retargeting concentra su actividad únicamente en Internet.
  • Ambos sirven para identificar intereses de los usuarios y utilizarlos para mejorar las ventas.
  • Ambos formatos permiten segmentar clientes ofreciéndoles productos y servicios según si interés.

Tipos de retargeting

  • Site retargeting: es el más clásico y conocido de los formatos, pero también el mas odiado por muchos usuarios. Consiste en que cuando el usuario visita nuestra web le ponemos una cookie y luego… ¡le avasallamos a anuncios sobre el producto que visitó durante semanas! Este tipo de retargeting funciona muy bien de cara a branding, pero si queremos ventas necesitaremos ser más sutiles.
  • Retargeting dinámico: seguramente lo conocerás por el uso que realiza de él las grandes compañías de ecommerce como Amazon. Es una variante del anterior que tiene algo más de sutileza para no cansar al usuario. Permite la creación de múltiples anuncios dinámicos partiendo de un amplio catálogo de productos.
  • Social retargeting: se trata de la publicidad realizada a través de los anuncios dinámicos de Facebook y píxel, o de las audiencias personalizadas de Twitter.
  • Search retargeting: es la publicidad que podemos realizar en función de las búsquedas que los usuarios realizan.
  • Email retargeting: es el envío de emails personalizados en función de la navegación web u otra información que dispongamos de un usuario.
  • CRM retargeting: permite comparar tus listas de email con enormes cookie pools que tienen las grandes plataformas de retargeting con el fin de tener aún más datos de los usuarios y poder impactarles de forma aún más segmentada.

¿Cómo hacer campañas publicitarias de remarketing o retargeting?

Los elementos más importantes de este tipo de campañas son:

  • Anuncio: es importante hacer variedad de anuncios conforme los distintos segmentos e intereses detectados. Además, cuanto más dinámicos sean mejor resultarán para no cansar al usuario mostrándole durante toda una semana el mismo producto en todo momento (un error muy común de los anunciantes).
  • Landing page: si consigues que el usuario se interese una vez más por el producto haciendo clic ¡es importante que lo retengas! Para según que tipo de productos, puedes ofrecer algún gancho para conseguir su email u otros datos que te permitan continuar tu campaña de remarketing de forma más cercana.
  • Segmentación: cuanto más segmentos tengas, más posibilidades de optimizar tu CTR tendrás.

Dicho esto, y si ya quieres iniciarte en este maravilloso mundo de hacer publicidad segmentada y conociendo bien los intereses de los usuarios, te recomendamos que tengas en cuenta estos canales, proveedores y herramientas:

  • Campañas de remarketing de display con la red de anuncios de Google Adwords
  • Campañas de publicidad con Facebook Ads y su famoso píxel.
  • Retargeting web
    • Detectar intereses del usuario para luego mostrárselos en publicidad en otras páginas.
    • Detectar intereses del usuario para mostrárselo en futuras visitas a nuestra página.
    • Mostrar “productos relacionados” adaptados a los intereses del usuario.
  • Retargeting por mail: 
    • Email de abandono de carrito de la compra.
    • Email de up selling (producto similar al comprado o visitad) / cross selling (producto complementario al comprado o visitado).
    • Email de descuento para producto visitado.