Aún existen empresas y marcas con ciertas reticencias a contratar un consultor externo. No cabe duda de que mostrar las entrañas de tu organización a un extraño no es de buen gusto para todos. Una consultoría pone sobre la mesa no solo las oportunidades y fortalezas, sino que también muestra las debilidades y amenazas. Suele dar mucha rabia que alguien llegue a tu propia casa, reciba información, analice y… se de cuenta de cosas que tú, quien llevas toda la vida dedicado a tu empresa, ni se le habían pasado por la cabeza. Sin embargo, es precisamente el hecho de ver a la empresa de forma externa, sin ningún tipo de vinculación sentimental a ella, su estructura, procesos, productos, empleados, etc. lo que permite este análisis totalmente objetivo, difícil de hacer desde el interior de la misma.

Dicho esto, y por si aún te caben dudas de las ventajas de contratar a un consultor externo para auditar tu empresa, aquí te mostramos algunos buenos motivos que te ayudarán a tomar la decisión o a convencer a otros miembros de tu empresa, más reticentes aún. Y si tú eres consultor externo, toma también nota de estos buenos argumentos para convencer a un cliente de que eres realmente necesario para solucionar sus problemas.

Que te cuenten las cosas como son, no como quieres verlas

A menudo, y especialmente ante jefes exigentes, los empleados tienden a “dorarle la píldora” trabajando más con el fin de satisfacer y dejar contento al jefe, que por el propio bien de la empresa. En el día a día de una empresa, la ausencia de conflictos que salgan a la superficie parece ser la forma más obvia de continuar recibiendo tu salario a fin de mes. Cuanto menos molestes mejor.

Sin embargo, esta forma de trabajo no hace otra cosa que enterrar problema tras problema, contenerlos un tiempo más, algo que tarde o temprano saldrá a la luz, y posiblemente con unos efectos inimaginables. Por eso es importante que un consultor externo conozca las entrañas de la empresa para que pueda sacar a la luz cada amenaza y debilidad contenida en el pasado, y así ponerle solución. 

Resolver conflictos internos

Especialmente cuando hablamos de empresas familiares, aunque también ocurre en todo tipo de empresas, existen conflictos internos que pueden venir por problemas personales entre los miembros. Un consultor externo es la mejor persona para detectar este tipo de conflictos, ponerlos sobre la mesa y proponer distintas soluciones, actuando como un nexo de unión entre ambas partes con el fin de lograr el entendimiento. 

Expandir tu radio de acción y contacto con el mundo gracias al consultor externo

A menudo, nos ensimismamos con nuestra empresa y nos cuesta ver más allá. Un consultor externo, acostumbrado a analizar empresa tras empresa, mercado tras mercado y en contacto continuo con otros equipos, puede aportar muchísima sabiduría y ampliar la visión de la cúpula directiva de tu empresa. Se tratan de nuevos aires llenos de conocimiento… ¡aprovéchalos!

Comenzar a trabajar fuera de la “zona de confort”

Hay empresas que sobreviven cientos de años haciendo exactamente lo mismo. Sin embargo, en los últimos tiempos ha habido un gran cambio que ha influido a una de las áreas más importantes de todo negocio: el marketing. Se trata, nada más y nada menos, que de las nuevas tecnologías, y más en concreto Internet, que además de cambiar las formas de comunicarnos con el cliente también ha cambiado el concepto de venta (ecommerce) e incluso mejorado los sistemas productivos y de trabajo en el interior de las empresas.

Para ser competitivo hoy en día, para que ningún competidor pueda sobrepasarnos, es importante que nos adaptemos a estos cambios y escuchemos a expertos consultores externos con experiencia para comenzar a utilizar las nuevas tecnologías de forma acertada y adaptada a nuestro negocio. ¡Sal de tu zona de confort!

consultor externo - ZONA DE CONFORT

Toda la experiencia de un gran profesional por el tiempo que necesitas a tu servicio

Probablemente no tengas presupuesto en tu plan de Recursos Humanos para fichar a un profesional con tanta experiencia y recorrido profesional de forma continuada, e incluso quizás tampoco lo necesites. Un consultor externo es una persona muy bien cotizada, pero cuyo trabajo, para que sea realmente eficaz, ha de ser temporal. Como su propio nombre indica es una persona “externa” a la empresa, algo fundamental para que no se vea influida por ciertos factores que podrían poner en peligro la creación de una auditoría totalmente fidedigna de la empresa.

Por tanto, contratar a un consultor externo es ideal para conseguir talento para tu empresa y contagiarlo a tus empleados, sin necesidad de incurrir en un gasto fijo más de contratación.

Actualizarte sobre lo último en negocio, marketing, herramientas, tecnología aplicada a la empresa, etc.

Como empresario tienes un montón de trabajo en tu día a día, y aunque sabes que podrías y deberías actualizar tu empresa… ¡no tienes tiempo! Un consultor externo te contará todo lo que necesitas saber para hacer crecer tu empresa, y obviará los elementos que realmente no sean interesantes para la naturaleza de tu negocio. Es decir, actuará de filtro ante toda la información que hoy en día puedes encontrar sobre el tema. ¡Te regalará un tiempo realmente valioso para ti!

Formación útil, práctica y aplicada a tu negocio

Todo tu equipo se podrá actualizar y recibirá formación especialmente enfocada al negocio. Se acabaron los cursos estándar que a menudo se ofrecen en las empresas y que quitan muchísimo tiempo productivo, sin ser generalmente útiles y 100% aplicables al negocio. La formación que te puede ofrecer un consultor externo estará totalmente adaptada a la aplicación de soluciones para la optimización de tu negocio.

Descubrir nuevas oportunidades de crecimiento

Un consultor externo tendrá también un montón de experiencia como para proponerte ideas de crecimiento para tu negocio. Se trata de una mente brillante que tendrás a tu disposición para explotar todo lo que quieras durante un tiempo determinado, así que aprovéchalo al máximo. Haz preguntas, consúltale tus dudas.

Identificación de problemas que han pasado desapercibidos durante años

Descubre problemas que no sabias que existían en el interior de tu organización, junto con las soluciones que se pueden plantear. Te parecerá increíble no haberlos detectado tu antes, pero sin duda, es un ejercicio que solo una persona externa puede hacer y conseguir.

Soluciones rápidas, efectivas y enfocadas al problema

Un consultor externo, como ya hemos repetido en varias ocasiones, es un trabajador temporal en tu empresa. Él querrá demostrar lo antes posible que sus propuestas son efectivas por lo que te propondrá soluciones efectivas y 100% enfocadas al problema y consecución de objetivos.

Quizás también te interese leer nuestro post: ¿Cuánto gana un consultor de marketing?

Esperamos que con estas razones no tengas más dudas sobre si contratar o no a un consultor externo. En caso de que las tengas, puedes escribirnos tus preguntas en este post y trataremos de contestártelas tan pronto como nos sea posible.