En este post vamos a plantearos la pregunta del millón: ¿Cuánto gana un consultor de marketing? Desde que la crisis económica estalló, este tipo de profesionales independientes se han multiplicado mientras que la demanda de estos servicios disminuyó. Sin embargo, esto coincidió con el auge del marketing online y la escasez de verdaderos profesionales expertos en el tema.

Viendo el contexto del que partimos, podemos deducir que aunque la competencia ha sido abismal en los últimos tiempos, todo apunta a que la recuperación de la economía mundial nos permite hoy en día conseguir un equilibrio en cuanto a honorarios que tan “prostituidos” han sido.

En la Salary Survey 2015 Digital & eCommerce de Michael Page podemos ver los rangos salariales en función de los años de experiencia y puestos relacionados con el sector como eCommerce Manager, Especialista SEO, Content Manager, Community Manager… Sin embargo, no podemos olvidarnos de que nuestro perfil es el de una persona que entra a una empresa para asesorar a todos estos profesionales y plantear un completo cambio, enfoque y nueva estrategia, por lo que deberíamos de saber valorar nuestro trabajo como es debido.

La tarifa ha ir en función de tu know-how y tiempo de dedicación para el proyecto. Evitando los malos hábitos de regalar la estrategia y cobrar solo las horas de implementación. Es fundamental que el cliente acepte todo el tiempo que tienes que dedicar para el proyecto. Si regalas tu tiempo, estarás dando menos valor a tu trabajo del que tiene.

Puedes plantearte tres formas de establecer tu tarifa y saber cuánto gana un consultor:

  1. Por proyecto: los clientes suelen ver mejor esta opción porque presupone un precio cerrado para una serie de actividades enfocadas a un objetivo concreto. Así, cuantificar su inversión es mucho más fácil. El problema en este caso puede venir cuando no sabes calcular bien el tiempo que deberás invertir. Algo que mejorarás con el paso del tiempo y la experiencia.
  2. Por tiempo: los proyectos de consultoría pueden ser realmente interminables, por lo que esta sería la mejor opción para hacer un trabajo 100% perfecto. Sin embargo, para conseguir este tipo de tarifas es necesario tener la confianza del cliente.
  3. Mixta: una de las mejores opciones es plantear unos honorarios mixtos. Por ejemplo, plantear un análisis y estrategia a coste fijo por proyecto, y luego, una implementación de la misma que cobraremos en función del tiempo invertido. Es una buena forma de asegurarnos la implicación de todos los equipos en el cambio.

También será nuestro trabajo conseguir que el cliente asuma este proyecto como una inversión y no como un gasto. Para ello, resulta fundamental plantear objetivos e hitos a cumplir, y medir la rentabilidad de la inversión.

Si te ha gustado este artículo no te pierdas ¿Cuánto cobrar por un plan de marketing digital? y ¿Cuánto cobra un Community Manager? donde podrás ver datos más concretos.