Un mentor, según la Real Academia Española, es un consejero, guía, maestro o padrino. Por su parte, el concepto mentoring empresarial ha sido definido en diversas ocasiones, pero si tuviéramos que destacar una concepción, nos quedaríamos con la planteada en el libro Coaching y mentoring: Cómo desarrollar el talento de alto nivel y conseguir mejores resultados de la colección Harvard Business Essentials: “Ofrecimiento de consejos, información o guía que hace una persona que tiene experiencia y habilidades en beneficio del desarrollo personal y profesional de otra persona”.

Aunque ahora nos refiramos a este concepto en el contexto empresarial, lo cierto es que mentores han existido desde los tiempos más remotos. Es más, el concepto viene de la mitología griega y ya lo vimos representado en La Odisea de Homero donde Ulises deja a su hijo Telémaco al cuidado del un mentor mientras él se prepara para la Guerra de Troya.

En el campo empresarial, cuando hablamos de mentores nos referimos a directivos, empresarios o profesionales de gran talento que estén dispuestos a transmitir su know-how. Generalmente, son personas con una larga trayectoria en un sector que han cultivado éxitos y fracasos mediante los cuales han extraído grandes aprendizajes. Pero que además, tienen grandes dotes de comunicación que les permiten escribir libros o dar charlas en grandes conferencias profesionales del sector. No obstante, en los últimos tiempos y con la llegada de las nuevas tecnologías, no es difícil encontrar grandes mentores en edades tempranas que a pesar de sus años tienen mucho que decir. Desde jóvenes programadores de videojuegos que en su adolescencia crearon empresas, hasta profesionales que no llegan a la treintena pero han cultivado grandes éxitos en el mundo del marketing online.

Por último cabe destacar la diferencia entre coaching y mentoring empresarial. Un coach es una persona que se centra especialmente en la motivación para ayuda a otra persona a alcanzar altos resultados (estando su origen en el ámbito del deporte) mediante su guía y entrenamiento. Por su parte, un mentor personifica la inspiración, experiencia, prestigio, madurez e influencia que una persona necesita a nivel profesional para dar el siguiente paso.

Hoy en día, existen grandes programas de mentoring para jóvenes, pero además, cada vez es más común que las empresas contraten a consultores de marketing digital para actualizar a sus equipos internos mediante un mentoring empresarial.